Reseña: Lies we tell ourselves

Lies we tell ourselves

Lies we tell ourselves, de Robin Talley

 

Lies we tell ourselvesIn 1959 Virginia, the lives of two girls on opposite sides of the battle for civil rights will be changed forever.
Sarah Dunbar is one of the first black students to attend the previously all-white Jefferson High School. An honors student at her old school, she is put into remedial classes, spit on and tormented daily.
Linda Hairston is the daughter of one of the town’s most vocal opponents of school integration. She has been taught all her life that the races should be kept “separate but equal.”
Forced to work together on a school project, Sarah and Linda must confront harsh truths about race, power and how they really feel about one another.

Boldly realistic and emotionally compelling, Lies We Tell Ourselves is a brave and stunning novel about finding truth amid the lies, and finding your voice even when others are determined to silence it. (Goodreads)

Lies we tell ourselves tiene una de esas premisas que no puedo ignorar. El movimiento de integración es algo que conozco por películas, pero en lo que nunca había profundizado, y mucho menos desde la perspectiva que ofrece esta novela, con el añadido de que ambas chicas empiezan a dudar sobre los sentimientos que tienen por la otra.

La historia cuenta con dos puntos de vista, el de Sarah, una de las primeras estudiantes negras en estudiar en un instituto blanco en Virginia, y el de Linda, una estudiante blanca. Mientras que Sarah es parte del movimiento integracionista y por tanto tiene claras sus convicciones, Linda está en un terreno mucho más gris, ya que es segregacionista, pero no recurre a la violencia como el resto de estudiantes. Como Sarah reflexiona durante la novela, esa es una postura que en ocasiones resulta ser peor, ya que tiene capacidad para entender la situación y se niega a hacerlo.

No sé el qué, pero me ha faltado algo en la novela. Tal vez me ha resultado demasiado corta como para poder abarcar bien tantos temas tan grandes como son la integración racial, las relaciones interraciales y la homosexualidad en 1959, resultando a veces en decisiones creativas algo inverosímiles.

En ocasiones me ha parecido que la autora no terminaba de entrar del todo en algunos de los temas pero, aún así, es una historia que me ha gustado mucho. Además, tiene un final que no me esperaba en absoluto, lo que siempre es de agradecer.

3/5

No comments

Leave a reply

Deja un comentario